www.lavozdeavila.com

La verdad

Hemos de seguir entroncados en los razonamientos anteriores. El Mundo es uno y único –para nosotros que nos relacionamos con él- y lo que queremos es estudiar esa parte llamada hasta ahora Espiritual o Inmaterial, para demostrar que no son más que reacciones provocadas por hormonas físicas que interactúan en nuestro cerebro. Y según como lo hagan así reaccionaremos y adoptaremos una decisión o la otra. Todo ello es lo que nos lleva al estudio de las conductas individuales y de grupo.

Yony nos exige que nos fijemos en que ya hemos dejado claro qué entendemos por Razonar, y cuál es nuestra Responsabilidad en la función de obtener y utilizar los mejores conocimientos posibles. Seguimos en nuestro esfuerzo de avanzar en el otro palo de la Y Griega, dejamos el que estudia y nos explica el mundo llamado, Físico, y ahora nos adentramos en el del llamado, Metafísico.

Realizado una especie de planteamiento inicial en todo lo redactado en los anteriores artículos, Yony nos conmina a que saquemos una primera conclusión que podemos establecer como premisa de gran conocimiento, y, como diría Wittgenstein, de gran proposición inicial que nos sirva de sustento general.

La segunda pregunta que todos los autores de los distintos tiempos y lugares geográficos se han formulado a sí mismos sabemos que es: ¿De dónde venimos?

Yony dice que si queremos construirnos un edificio donde almacenemos los conocimientos, -verdades objetivas, de la vida que nos ha tocado vivir- debemos comenzar por los cimientos. Estos consisten en las preguntas que todas las culturas, a través de sus distintos y aventajados autores, se han hecho en todo tiempo y lugar: ¿Quiénes somos? ¿De dónde venimos? ¿A dónde vamos?

Para un posible mejor estudio de la famosa “Verdad”, Yony nos propone que comencemos por los principios de nuestra propia cultura. Puede que haciéndolo así lo comprendamos mejor. La nuestra comienza cuando después de ciertas vaguedades y ensoñaciones, Aristóteles centró bastante la cosa y nos habló de dividir entre: Física y… Metafísica.

Uno de los informes a los que ha de hacer frente Yony, tratando de esbozarlo lo más claro posible, para que sus superiores lo entiendan con claridad, es explicar las posibles respuestas a la siguiente pregunta: ¿En qué estado de la llamada búsqueda de, la “Verdad”, estamos los humanos?

Respecto al Ser Humano, unido al acto de Razonar, Yony cree muy conveniente unir la palabra… Responsabilidad. Y lo hace en función a que una persona que razona, ¿Es responsable de hacerlo? ¿Debe o no debe buscar y aplicar los conocimientos racionales?

Respecto a la tercera pregunta que se han formulado nuestros ancestros, es decir: ¿A dónde vamos? Esta sí que cuando nos la formulamos nos aplasta por completo. Yony nos recuerda que, excepto las invenciones literarias del pasado, no disponemos de respuesta posible alguna.

Por todo lo expuesto en el artículo anterior hemos de concluir, y así nos lo hace ver Yony con suma sencillez, que la primera y fundamental “Verdad Objetiva”, es la siguiente: Todo el mundo que conocemos, y del que irremisiblemente estamos compuestos, no son más que… Organizaciones… Grupos… Composiciones…

Si vamos a adentramos en la búsqueda de las llamadas “Verdades Objetivas” -y Yony nos hace mucho hincapié en que seamos conscientes plenos de este tema, porque si así lo hacemos, lo interiorizaremos, y cada vez que surja la ocasión lo tendremos presente, y aferrándonos a esa verdad que no nos va a fallar, podremos seguir caminando con cierta seguridad- para ello hemos de concluir lo siguiente…

Yony, nuestro estudioso visitante, está al tanto de los máximos desarrollos que sobre la Filosofía, y el conocimiento tanto teórico como práctico, se ha conseguido por los mejores pensadores y científicos humanos. Por ello ha leído la obra de Ludwig Wittgenstein, y otros pensadores, y conoce la ya famosa afirmación, “No existen los hechos, solo hay percepciones”.

Fabienne es una de las grandes estrellas del cine francés, una actriz que reina entre los hombres que la aman y admiran, pero en su mundo interior tiene grandes conflictos con Lumir, su hija.