www.lavozdeavila.com

José Luis Úriz

En memoria de Javier Úriz

Llega un nuevo 1 de Diciembre, “Día Internacional de la lucha contra el Sida”. Un día para reivindicar mayores esfuerzos contra esta cruel enfermedad, reflexionar sobre lo que no hacemos bien, denunciar a los gobiernos y organizaciones que no se implican lo suficiente, o simplemente para recordar a nuestros seres queridos arrebatados por esa cruel enfermedad.

Por José Luis Úriz y Fernando Armendáriz (Miembros del Foro Social Permanente)

Durante este mes de noviembre, el Foro Social Permanente hemos desarrollado por cuarto año consecutivo, nuestras jornadas “Construir la convivencia democrática en Navarra-Desafíos y oportunidades”.

Lo ocurrido durante el pleno del parlamento del pasado jueves 11 de Noviembre, nos debiera hacer reflexionar sobre las deficiencias de nuestra imperfecta democracia, en especial respecto a los partidos políticos, su funcionamiento y profundo déficit democrático.

Recurro a esta célebre frase que pronunció Dolores Ibárruri “Pasionaria” durante nuestra Guerra Civil, aunque sea originaria del líder revolucionario mexicano Emiliano Zapata, porque quizás sea la que mejor refleja lo que deseo transmitir al presidente del gobierno, Pedro Sánchez, a través de esta reflexión.

El próximo 17 de octubre, casualmente día de mi cumpleaños, se cumple 10 años, número redondo, de la celebración en 2011 de la que se denominó “Conferencia Internacional de Paz de San Sebastián”.

El carácter cinéfilo que me impregna, me lleva a iniciar esta reflexión con el recuerdo de aquel excelente documental que con el título “Setiembre negro”, reflejaba y analizaba la historia de toma de rehenes entre los atletas israelíes y posterior asesinato de 11 de ellos, durante las Olimpíadas de Múnich de 1972, por parte de un comando terrorista palestino, y que trajo como consecuencia una sangrienta y cruel represalia del estado de Israel.

Nos hemos vuelto a equivocar por enésima vez. Lo hicimos hace un año, en los puentes de Octubre y Diciembre, en Navidad, Semana Santa… No tenemos remedio, porque no se puede dejar todo en manos de una parte de la sociedad que ignora el peligro y es ajena a la solidaridad.

El pasado 15 de Mayo participé en el emblemático Palacio de Miramar de Donostia en un encuentro organizado por el Foro Social, que intentaba ser un punto y seguido en una ambiciosa experiencia que pusimos en movimiento hace tiempo y que titulamos “Acuerdo Social por la Convivencia Democrática”.

Todos los expertos nos habían alertado por sexta vez consecutiva, que rebajar las medidas contra el COVID demasiado pronto de nuevo, con la variante Delta campando a sus anchas era muy peligroso.

Tras la reunión de Sánchez con Díaz y Calviño todo está solucionado, lo que indica que o bien era “una tormenta en un vaso de agua”, o se nos miente.

Se inicia este viernes el 40 Congreso del PSOE, del que debe salir su línea estratégica para los próximos tiempos.

En la larga historia del terrorismo de ETA ha habido momentos especialmente duros. Los asesinatos de Ernest Lluch, Miguel Ángel Blanco, José Luis López de Lacalle, los atentados de Vich o Hipercor, como antes el de Carrero tuvieron un efecto devastador.

Los talibanes entran en Kabul por todos los frentes, mientras las ratas y los incompetentes huyen despavoridos.

En esta difícil época que nos está tocando vivir, vamos a tal velocidad y utilizamos de manera tan banal el término “momento histórico”, que cuando realmente ocurre apenas nos damos cuenta, pasa desapercibido.

A las pocas horas, mejor sería decir minutos, de que finalizara el Estado de Alarma a las 00:00 horas del pasado día 9, una parte de la sociedad nos demostró, sin ningún lugar a dudas, que era una pésima decisión desde el punto de vista sanitario.