www.lavozdeavila.com
Vesania en la comunidad: Cuento o vistazo de lo que ocurre
Ampliar

Vesania en la comunidad: Cuento o vistazo de lo que ocurre

Por Jesús Antonio Fernández Olmedo
martes 11 de mayo de 2021, 12:16h

Escucha la noticia

Hoy os voy a contar acerca de mis vecinos, los que viven cerca mía, una pareja joven que aparecía mucho en los programas de show televisivos y que tenían gran audiencia y éxito en el famoseo... un día discuten, y se tiran del puente más alto de la ciudad.

Otra pareja que siempre dejaba abandonado al perrito que tenían y se iban a trabajar por lo visto horas interminables, y este solo se pasaba ladrando todo el día y la noche.

Un vecina mayor que se encontraba sola siempre y de los cinco hijos que tenía sólo uno de ellos la llamaba de vez en cuando por guasap.

Otra pareja que agredió sexualmente a una menor -vecina también- y que la esperaron a la hora que de costumbre llegaba del colegio cogiéndola por la fuerza y metiéndola en casa del matrimonio, donde la tumbaron en el sofá y procedieron a hacerle tocamientos.

El vecino soltero que se encuentra casi siempre encerrado en su casa y que no suele salir, parece que por un temor constante a encontrarse con alguien que le pida algún tipo de ayuda.

Otro señor mayor que pasó la vida ahorrando y creando un capital pero que al día de hoy le valió para perder la cabeza, ya que a veces se extravía por el barrio y no puede volver.

La vecina que mira con el ojo blanco por la ventana a la gente que pasa y a los gatos del jardín, y que todos los días hace lo mismo.

Los vecinos de la planta, tal que sólo esperan que llegue el viernes para irse a su segunda vivienda para, nada más llegar allí, poner la televisión.

Los jóvenes que sólo salen por la tarde pasándose la mañana encerrados y, cuando lo hacen, van bien perfumados y arreglados para sacar al perro y mirar el móvil ostentosamente como si allí dentro fuera a pasar algo extraordinario.

El asesor que vive en la planta alta y que siempre saluda de la misma forma y con el mismo gesto tanto a la entrada como a la salida.

El albañil llamado César Majara al que le debía otro vecino dinero de una obra que le había hecho y que un día al encontrárselo divirtiéndose en un bar le pegó dos tablonazos en la cabeza y finalmente acabó indemnizando a la víctima y la deuda sin cobrar.

Las hermanas que vivían solas con sus perros de presa, las cuales estaban demasiado "cercanas" a ellos, tanto que acabaron siendo un día devoradas por los animales.

Las vecinas del cuarto y del quinto que cuando se ven en el portal se comunican de forma estridente.

De los demás ya no necesito decir más, ya que pueden ser fotocopias de los mencionados.

"Si echamos el cerrojo a nuestro corazón terminaremos en la demencia"

Cualquier parecido con la realidad de los personajes citados es pura coincidencia.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios