5 de diciembre de 2021, 5:51:31
OPINIÓN


El estado del estado (116): La verdad (XXXXI)

Por Carlos González

Una vez desarrolladas las leyes fundamentales de la Física básica, Yony cree imprescindible que, basándonos escrupulosamente en estas, demos el paso siguiente en la evolución. Hemos de analizar las leyes fundamentales y básicas de la Biología.


Cuando un grupo de moléculas han alcanzado un equilibrio entre ellas, que las lleva a actuar unidas frente al exterior y presentarse como un pequeño ser vivo, es cuando comienzan a poner en práctica una serie de comportamientos generales a los que llamamos leyes de la biología.

Estas leyes o pautas nosotros los convertimos en conocimientos objetivos porque nos demuestran que todos los seres vivos se comportarán de igual forma. Ello nos lleva a aplicarlo como ley porque nos predecirá su próximo movimiento y podremos trazar un camino a seguir que se cumplirá con poco margen de error.

En base a ello comprobamos que aplicando la ley de la Expansión constante todo ser vivo solo se siente motivado a crecer, multiplicarse y ocupar los máximos espacios posibles. Deducimos claramente que la Biología sólo determina una ley a todos los seres vivos: Sobrevivir a toda costa y multiplicarse.

Esa unión de Moléculas, después de encimas y compuestos que se agrupan y constituyen una célula, solo le mueve un objetivo, seguir viviendo y creciendo. Para lo cual usará los alimentos y otras energías que le impulsen en esa clara determinación, y, basándose en los dolores que le provoquen rechazo, dejará de lado los actos y productos que le perjudiquen.

Cuando leemos los primeros textos de la Biblia, y de cualquier otro libro tanto sagrado o de las filosofías sapienciales, el primer mandato que los seres humanos perciben y lo atribuyen a sus dioses o a su Dios único, como Abraham, es: Creced y multiplicaros y poblad la Tierra. Vemos que son puras leyes de la Biología.

Cuando aplicamos estas leyes a los individuos comprobamos que su seguimiento es absoluto. No queremos más que sobrevivir en las mejores circunstancias posibles. En esto no hay diferencia entre blancos o negros, ricos o pobres, cultos o incultos. Por eso hemos de saber como Conocimiento Objetivo, que toda persona al tomar decisiones, no es consciente de ello, pero siempre está presente su formulación inconsciente: El Bien y el Mal está es la posible Supervivencia.

Como lo que ahora estamos estudiando es a los grupos sociales organizados (GSO), es decir, los seres humanos pero como animal de grupo que es, también vemos que a lo largo de la historia y en todos los lugares geográficos los GSO solo han dispuesto de una única Ley biológica: Sobrevivir a toda costa y crecer lo más posible. Solo que no se ha partido de esa base y parece que va implícito, aunque luego, con la cultura, se olvida. Nada tiene sentido en las bases de actuación de cada GSO para entender lo que está bien o lo que está mal, sino aplicamos constantemente la siguiente pregunta: ¿Cómo sobrevive mejor, o qué es lo mejor para la más completa supervivencia del grupo?.

Cuando aplicamos esa pregunta todo se hace claro como la luz del día. ¿Qué es lo que mejor beneficia al grupo? –Eliminar a los enemigos y defender al grupo. Por ello si una persona mata a otra dentro del grupo es juzgado y penado porque va contra la convivencia, pero si determina un buen ataque o defensa y mata a miles de enemigos le declaramos Héroe nacional y le hacemos una estatua. ¿Por qué juzgamos a los espías extranjeros y concedemos medallas a los nacionales? ¿Aunque ambos hacen lo mismo, Espiar? –Porque los nuestros favorecen la defensa y supervivencia de nuestro grupo, los extranjeros la destruyen.

De esta manera comprendemos que no hace falta ejemplo concreto ninguno, basta mirar a todos los GSO en la historia, a todas las civilizaciones, culturas, etnias, tribus, estados o reinos, todos trataron de sobrevivir a toda costa, sin escrúpulo alguno, y expandirse al máximo. Comenzaron por las religiones, siguieron con las ideologías y basándose en estas crearon sus constituciones y sus legislaciones nacionales, por eso son todas calcadas unas de otras. Porque todas rechazan y crean penas para lo que perjudique la supervivencia del Grupo y alaban y premian a lo que beneficie a los intereses generales. Todas las religiones han dicho y dicen lo mismo, para vergüenza de los máximos doctores de cada una de ellas: Esta religión o ideología es la única verdadera, las demás son todas falsas. ¿Cómo se puede ser tan fanático y por ello tan torpe? Porque lo cierto es que para cada uno su religión será la verdadera y la de los demás… la falsa. Pero eso no tiene sentido para una persona inteligente.

Lo que sí es cierto es que las leyes de la Biología, con religiones o sin ellas, se han cumplido siempre, todo individuo, toda organización –por pequeña que sea- y cada grupo que creamos, solo tienen un objetivo subyacente: Sobrevivir en las mejores circunstancias posibles, y… Multiplicarse.

La Voz de Avila.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.lavozdeavila.com