www.lavozdeavila.com
Carta abierta al Sr. Cerrajero. Portavoz de UPD en el ayuntamiento de Ávila
Ampliar

Carta abierta al Sr. Cerrajero. Portavoz de UPD en el ayuntamiento de Ávila

Izquierda Unida de Ávila sacó adelante su moción sobre el cumplimiento de La Memoria Histórica, en el Pleno del Ayuntamiento de Ávila. Lo consiguió con los votos favorables de toda la oposición y el voto en contra del Partido Popular.
Qué se va a esperar del partido heredero del franquismo y que en 40 años ha sido incapaz de condenar el golpe de estado de 1936 y la posterior represión del régimen dictatorial hasta 1975.
Aunque la moción fue aprobada no estuvo exenta de curiosidades que casi rozan la contradicción, como muy bien le indicó la portavoz de Trato Ciudadano al portavoz de UPyD, quien tras anunciar su voto favorable, dedicó su turno a aleccionar al grupo municipal de Izquierda Unida sobre los acontecimientos históricos de la Guerra y la Dictadura.
El Sr. Cerrajero, portavoz y único concejal de UPyD reconoció la necesidad de votar favorablemente la moción porque, como demócrata, debe exigir el cumplimiento de la ley por parte del Ayuntamiento, pero a la vez, se marcó el típico discurso revisionista, equidistante y profundamente arraigado en las filas de las derechas sociales y políticas españolas, incapaces de reconocer lo que realmente sucedió en 1936, y que llevó a España a una Guerra Civil y el posterior régimen franquista. Un demócrata, como se confiesa el Sr. Cerrajero, no debería abrazar este tipo de discursos falsos.
Tratar de situar el relato histórico a la misma distancia de unos y otros por el hecho de que se enfrentaran en una guerra, demuestra cuanto menos una clara ignorancia sobre los hechos históricos y una interesada lectura de lo ocurrido, no para recuperar la memoria histórica democrática de España, sino para situar en el mismo plano de crueldad a quienes defendieron la legalidad democrática frente a los golpistas fascistas. Esta ha sido la gran mentira que durante casi 80 años a abonado la derecha española.
A estas alturas, defender esta posición y embroncar a la izquierda democrática con afirmaciones del tipo “ustedes lo que buscan no es recuperar la memoria histórica, sino la venganza histérica”, demuestran que el Sr. Cerrajero ha leído y estudiado bastante poco sobre la reciente historia de España, a parte de expresar muy poco respeto a las víctimas del franquismo.
Conviene explicar algunos hechos tal y como fueron, para evitar que el silencio ante las mentiras acabe convirtiéndolas en verdad.
Entre el 17 y el 19 de julio de 1936, varios mandos militares se alzaron en armas contra el legítimo gobierno de la II República Española, que se había renovado en febrero de ese mismo año tras la victoria del Frente Popular (de izquierdas) y que llevó a Manuel Azaña a la Presidencia de la República.
Como todo el mundo sabe ese golpe de estado derivó en una Guerra Civil en la que los fascistas pretendían acabar con la democracia y los demócratas intentaron mantener el régimen de libertades conquistado a principios de la década de los años 30, tras la anterior dictadura de Primo de Rivera.
A partir de 1939, el General Francisco Franco, que anteriormente había jurado lealtad a la II República, se autoproclamó Generalísimo por la gracia de Dios, e instauró una dictadura en España hasta su muerte en 1975.
Fruto de aquel golpe a la democracia española, no sólo se produjeron víctimas en la guerra, también muchas por la continua represión franquista que se alargó hasta 1975. A día de hoy se contabilizan 140.000 personas desaparecidas y repartidas por fosas comunes y cunetas por toda la geografía española. Esto sitúa a España como el segundo país del mundo, después de Camboya, en número de desaparecidos cuyos restos no han sido recuperados ni identificados. Algo que debería provocar sonrojo y vergüenza a cualquier demócrata.
Por tanto, que no venga el Sr. Cerrajero, ni ningún otro, a dar lecciones de equidistancia y de crueldad equitativa entre “los dos bandos”. No hubo tales bandos. Hubo un golpe de estado contra una democracia, que a día de hoy no ha sido reconocido ni condenado, ni reparadas sus consecuencias. Hubo hombres y mujeres demócratas que lucharon por mantener las libertades y los derechos que se habían conquistado y que dieron su vida por ello.
Todo el mundo condena el nazismo de Hitler y el fascio de Musolini y reconoce la heroicidad de quienes lucharon contra ellos hasta vencerles ¿Por qué no es así con el franquismo en España y los luchadores por la libertad? Esa es la pregunta que debe hacerse cualquier demócrata y encontrar la misma respuesta, porque sólo así seremos capaces de superar el episodio más oscuro de la Historia de España de los últimos años.
Mientras en España se siga mirando para otro lado, se trate de ocultar en los colegios e institutos lo que verdaderamente significó el Franquismo, y mientras haya personajes como el Sr. Cerrajero que utilicen su capacidad política e institucional para tergiversar la verdad, haciéndole un flaco favor a la Democracia; desde la izquierda seguiremos exigiendo el cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica Democrática, la retirada de todos los símbolos, nombres y representaciones que queden en cualquier rincón de España, la recuperación de todos los restos de represaliados de las cunetas y la condena expresa por parte del Estado a un régimen fascista que truncó la continuidad de la democracia española y que fue el más sanguinario de Europa tras el nazismo.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.